Ha llegado el otoño y con él una amplia oferta gastronómica de productos de temporada.

Se acabó el calor y ya no preparamos platos frescos y ligeros si no que cocinamos platos más contundentes con la materia más propia de este tiempo.

Conocer los alimentos y su temporada es básico para ahorrar costes y para obtener el mejor sabor de cada carne, verdura, fruta o marisco que sirvamos en nuestra mesa.

Entre las verduras y hortalizas destacan las esperadas setas y hongos. Además, vuelve la acelga, alcachofas, berenjenas, calabacín, calabaza, coles y coliflor, endibias, espinacas y los pimientos.

Las legumbres son otro imprescindible otoñal. Un plato donde se aúnan con la carne y las verduras es el potaje y que puede servir de plato único.

Las carnes de caza, aunque de preparación más elaborada, cobran protagonismo.

Entre los productos del mar, de septiembre a diciembre, encontramos chicharro, besugo, corvina, dorada, berberecho o buey de mar, entre otros pescados y mariscos propios del otoño.

Entre las frutas están las mandarinas, higos y brevas, uvas, plátanos, granadas, manzanas, peras,  uva, chirimoya, membrillo, caqui o la manzana.

El otoño es el mejor momento de los frutos secos, almendras, pistachos, pipas, piñones o pasas son algunos de ellos. También es tiempo de endrinas, de las que se hace el típico pacharán casero.